LA MADUREZ DE UN DISCÍPULO – ARTÍCULO N° 5

 

LA MADUREZ DE UN DISCÍPULO

¡Quiero que lea esto con mucha atención! ¡Dios está llamando a su pueblo a desarrollar en este tiempo el mismo nivel de madures que tuvo Jesús!

El apóstol más respetado de todos los tiempos, le escribió una carta a la iglesia de Éfeso, en donde indicó que el nivel de madures que debe de alcanzar un discípulo, es el mismo nivel de madurez que tuvo Jesús Cristo en la tierra.
La carta dice así “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efesios 4:11-15 (RVR1960)

¡Dios nos está llamando a desarrollar el nivel de madures de Cristo! Y para que esto ocurra, debemos permitirle a Dios “SER PERFECCIONADOS”. Perfeccionar significa, pulir algo hasta que quede perfecto.

¿Quieres llegar a la madures de Cristo? Tu madures la puedes medir a través de 4 áreas:

1. Tu manera de pensar
2. Hablar
3. Comportarse
4. Y tu progreso de vida

1. La manera de pensar

El apóstol Pablo dice; Hermanos, no seáis niños en la manera de pensar; más bien, sed niños en la malicia, pero en la manera de pensar sed maduros. 1 Corintios 14:20

Según el libro de Filipenses 4:8 un discípulo maduro, no deja que los pensamientos negativos, pesimistas, ni los pensamientos carnales, de maldad, odio, rencor, etc., controlen su mente, sino que nutre continuamente su mente con la palabra de verdad, con lo honesto, con lo bueno, con la honra y la alabanza.

2. La manera de hablar

1 Corintios 13:11 dice: Cuando yo era niño, hablaba como niño; {pero} cuando llegué a ser maduro, dejé las cosas de niño.

La principal característica de un discípulo maduro, es que cuando habla, sus palabras edifican y bendicen, según Efesios 4:29 “Ninguna palabra corrompida, salga de vuestra boca, sino la que es buena para la necesaria edificación, y comunique gracia a los oyentes”

3. El comportamiento frente a las dificultades

La biblia nos explica que Jesús vino por los suyos, más los suyos no le recibieron (Juan 1:11), su propio pueblo, sus propios hermanos, lo odiaron, lo criticaron, lo difamaron, eso fue muy doloroso, pero Jesús nunca perdió su postura de madures.
Incluso aun cuando Jesús iba camino al calvario, después que destrozaron su cuerpo con 40 azotes , lo hicieron caminar 1 kilómetro cargando una cruz que pesaba aproximadamente 45 kilos (100 libras), hasta llegar al monte Gólgota, y aun así, Jesús nunca perdió su postura de madurez. ¡Esto indica el dominio propio que tenía Jesús!

La manifestación clara de un discípulo maduro es el domino propio frente a las dificultades, y esto se logra con el negamiento así mismo, requisito primario para ser un discípulo de Cristo.

Jesús dijo, si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame, Mateo 16.24.

Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo, Lucas 14:26.

4. El progreso de tu vida

Todos lo anterior, la madures en el pensar, hablar y en el comportamiento, tiene que verse reflejado en el progreso de tu vida. La madures va generando avances concretos en tu vida espiritual, familiar y financiero. No es verdad que un cristiano maduro, no tenga crecimiento continuo en su vida espiritual, familiar y financiera.

Gálatas 4:1-2 dice, entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y administradores hasta el día señalado por el padre.

Es decir, el Padre nos va soltando la manifestación de la bendición, a medidas que vamos madurando.

¡Quiero que descargues y hagas el ejercicio que he preparado para ti!
¡Te va ayudar a tomar medidas!

 Si te gustó este artículo dale “Me Gusta” y “Comparte” También puedes dejarnos un comentario que sea de bendición. Shalom!

Descargar: Ejercicio AQUÍ
¡Sígueme en Facebook abajo!

 

Atte.
Antonio APABLAZA
¡Escuela Discípulos Mileniales!

 

 

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *